Situado entre las calles Rigoberta Menchú y Emilia Pardo Bazán, la zona de ocio infantil incorpora un área de recreo con vegetación que podría estar terminada esta semana, si la climatología lo permite.

El ayuntamiento de Alcázar de San Juan, a través de la concejalía de Obras, acomete estos días la renovación de la zona de ocio infantil situado entre las calles Rigoberta Menchú y Emilia Pardo Bazán.

Un espacio que a pesar de estar situado en una zona muy concurrida de la ciudad, apenas era frecuentado debido al deterioro causado por la meteorología y al mal uso dado por algunos dueños de perros.

La alcaldesa de Alcázar de San Juan, Rosa Melchor y el concejal Javier Ortega, han visitado los trabajos que se llevan a cabo estos días. La regidora señalaba que esta intervención supondrá dar un cambio radical a la zona ya que se cambia el suelo de tierra por uno de caucho e incorpora elementos de juego infantil inclusivo al igual que en los parques de la Plaza del Arenal, Parque Alces o Plaza de España.

Junto a esta zona de juegos, se incorpora un área de recreo  con suelo de adoquín, mobiliario urbano y vegetación que se convertirá en un nuevo punto de encuentro de los vecinos. La intervención cuenta con una inversión cercana a los 60.000 euros.

“Seguimos transformando la ciudad, haciéndolo de manera inclusiva, trabajando por renovar la imagen, recuperando espacios y gestionando el dinero del mejor modo posible”, afirmaba Rosa Melchor.

Esta  renovación consiste en el adoquinado de la zona, bordillo perimetral y solera de hormigón bajo el caucho y los elementos de juego. Si la climatología lo permite, los trabajos terminarán esta semana tal y como prevé el constructor de la empresa adjudicataria Obras Públicas e Ingeniería Civil M.J., Antonio Montes.