El teatro auditorio de Alcázar de San Juan ha servido de sede de reunión de la jornada final de Inspección de Castilla-La Mancha en la que se ha valorado como muy positivo el trabajo realizado por este sector durante este complicado curso escolar pasado, que ha cambiado las normas habituales como consecuencia de la pandemia que hemos vivido.

La diputada regional, Ana Isabel Abengózar, junto con el concejal de Educación Mariano Cuartero, han acompañado a estos profesionales en su trabajo, porque, en palabras de Cuartero lo que pasa en educación nos incumbe, porque la educación significa mucho en Alcázar. Cuartero ha valorado el trabajo bien hecho de este cuerpo de la administración en este año especial y ha agradecido a la inspección la labor importante que ha realizado.

El viceconsejero de Educación, Amador Pastor, ha destacado la importante apuesta que está haciendo el Gobierno de Castilla-La Mancha, “a través del servicio de Inspección, por tener un mayor conocimiento del sistema educativo, por trasladar propuestas a la Administración y por incidir en la mejora del propio sistema”. En ella, ha estado acompañado de la inspectora general de Educación, Silvia Moratalla; y del director del Centro Regional de Formación del Profesorado (CRFP), José Antonio Bravo.

Durante su intervención, Amador Pastor ha destacado que, para materializar esa importante apuesta, el Gobierno de Castilla-La Mancha va a ampliar la plantilla del cuerpo de Inspección en dos cupos y la va a consolidar también con una oferta de empleo público de 25 plazas, el cien por cien de las vacantes existentes a 31 de agosto de 2021.