El próximo 14 de noviembre, el Ayuntamiento de Alcázar de San Juan, a través de la concejalía de Medio Ambiente, retoma la plantación de arbolado en El Bosque de la Vida dirigido a las familias con hijos recién nacidos. Como novedad, podrán solicitar la plantación de árboles familias, junto a abuelos, con niños y niñas nacidos entre 2003 y 2018.

El concejal de Medio Ambiente, Pablo Pichaco, ha informado en rueda de prensa que las familias con hijos nacidos entre 2019 y 2020, recibirán una carta de la alcaldesa, Rosa Melchor, invitándoles a plantar un árbol junto con el enlace en el que deben realizar la inscripción. Estas familias plantarán chopos lombardos, conocidos también como álamos negros, “un árbol con grandes connotaciones históricas en el municipio, ya que su madera fue utilizada en los canales del Priorato de San Juan o lo largo de los ríos del Guadiana o Gigüela. Era la madera con la que se creaba los palos de gobierno de los molinos de viento y durante años se utilizó para las traviesas de la línea férrea”, “también se plantarán chopos, álamos blancos, y moreras”, explicaba Pablo Pichaco.

Pablo Pichaco insistía en que “la iniciativa pretende contribuir a cuidar nuestro entorno natural, una oportunidad para que los más pequeños, acompañados de su familia, observen el árbol que plantaron, lo cuiden y comprueben su crecimiento”.

Las familias interesadas deberán inscribirse a lo largo del mes de octubre, por motivos de planificación de la plantación en el siguiente enlace: https://alcazardesanjuan.es/medio-ambiente/educacion-ambiental/

Jornadas de Voluntariado

La concejalía de Medio Ambiente, retoma igualmente, las Jornadas de Voluntariado el próximo 24 de octubre con la plantación de vegetación alófila, plantas adaptadas a la sal. En concreto, se procederá a plantar limonium y albardín “plantas que han crecido de forma natural en el entorno de las lagunas”.

Respecto a los resultados de las jornadas de voluntariado anteriores en las que se crearon hábitat para reptiles, el concejal de Medio Ambiente ha informado que los tres que se crearon han sido ocupados por pequeños lagartos; en cuanto a las

casas-nido instaladas, en la actualidad tienen una ocupación del 70% siendo una de ellas ocupada por una pareja de lirones caretos.

Una cifras que indican que “vamos en el buen camino del fomento de la biodiversidad en el Bosque de la Vida, a medio camino entre los humedales y el Parque Alces”, explicó Pablo Pichaco.